¿Educación inclusiva?

Desde el nacimiento de Luciano siempre pensé en luchar por su inclusión educativa en espacios y colegios regulares, y cuando era pequeño pensaba que faltaba mucho para enfrentarnos a ello que seguramente encontraríamos esos espacios.

Pero ahora a sus siete años puedo decir que hemos enfrentado las batallas de la inclusión escolar y en este momento me pregunto ¿Qué es lo más adecuado para él? Hoy me enfrento a elegir el camino adecuado para Luciano.

Se termina este ciclo escolar

Este año escolar fue demasiado complejo para todas las infancias. La pandemia, las clases en línea, acomodar de nuevo los tiempos y rutinas a esta nueva vida fue un gran reto. A Luciano le tocaba entrar a primero de primaria, además coincidió en que la escuela de Mateo, el hermano mayor cerraría para el siguiente ciclo, ya que la pandemia y los gastos fueron demasiado fuertes y muchas familias no podían continuar pagando.

Iniciamos la búsqueda con las grandes expectativas. Un colegio inclusivo donde los dos pudieran estudiar, ¡Claro! Le encantaría a Luciano ir junto a su hermano. Fue entonces que nos hablaron de un proyecto educativo que parecía adecuado a lo que necesitábamos; anteriormente era una fundación de personas con síndrome de Down y con los años lo cambiaron a un colegio inclusivo con primaria y secundaria, bilingüe con maestras de apoyo, por lo que no nos pedirían contar con maestras sombras y con adecuaciones dirigidas a cada niño. ¡Sonaba perfecto!

Llego agosto y estábamos muy emocionados de esta nueva etapa, con mucha disposición a que funcionara y contentos de haber encontrado este espacio.

Nuestra sorpresa fue que solo eran 3 niños para el grupo de primero, cada uno con un diagnostico y al no completar el grupo decidieron meternos en el grupo de segundo año y algunas clases solo los 3 niños, los cuales cada uno tenía sus propios retos y objetivos.

La primera semana me pidieron una evaluación por parte de las terapeutas para saber las áreas de desarrollo de Luciano para dirigirlo y en algún momento contar con una junta con quién era nuestra terapeuta. En el paso de las semanas en lo que entregamos el informe Luciano tomaba las clases, las cuales nos costaba mucho trabajo ya que no encontrábamos los objetivos de aprendizaje ni una dirección correcta para las actividades. En lo personal comencé a frustrarme, me costaba trabajo mantenerlo conectado e interesado y las actividades no eran de su interés, muchas veces por iniciativa propia yo le presentaba otros materiales que teníamos en la mano dirigidos en la misma actividad y esas veces la maestra se molestaba porque no lo hacíamos como ella indicaba.

En las siguientes semanas entregamos el informe, arrojando que en etapa de desarrollo se ubicaba como un niño de 3 años en unas actividades y otras de 5 años. Tuvimos una reunión con quienes formaban el comité de inclusión, las maestras, la directora y la terapeuta personal de Luciano para revisarlo y dar algunas recomendaciones para que las clases fueran mucho más adaptadas.

En este tiempo he podido reconocer quienes realmente están comprometidos con la causa de ayudar a personas con discapacidad, quienes tienen una preparación y también quienes muchas veces se han quedado rezagados con modelos que en su momento funcionaron, por lo que en nuestra terapeuta hemos encontrado una gran guía y en esa junta realizo aportaciones necesarias y con el sentido de trabajar en equipo en el beneficio de Luciano, pero lamentablemente nos encontramos con posiciones por parte de la escuela que limitaron y que se enfocaron a que ellos tenían la manera de trabajar con él.

Siguieron pasando las semanas, los meses y continuabamos sin encontrar un objetivo de aprendizaje en Luciano dentro de las clases, hasta que en una de las reuniones pregunte si en algún momento estaba contemplado que le enseñaran a leer. Incluso muchas veces me pregunte si las escuelas deben hacerlo o era un trabajo de las terapias individuales en casa. ¿pero entonces que sentido tenía una escuela si su propósito no era enseñarlo a leer y escribir para continuar avanzando en otros aprendizajes?… Después de esto me asignaron con una persona quien se enfocaría en este proceso pero me pareció extraño que hasta que lo solicite es que lo iban a ofrecer después de 4 meses de clases.

Por el lado de las clases de Mateo, quien estaba cursando 4to año veía que había otros niños con diagnóstico y las clases no eran adaptadas a sus necesidades. Las clases en línea se hacían demasiado pesadas, las maestras no tenían dinámica y ni estrategias para mantener la interacción y muchas veces veía que los alumnos con discapacidad eran ignorados. Yo seguía preguntándome cómo era el plan de inclusión.

Pasados los 5 meses y ya con un desgaste emocional por mantener la atención de Luciano y como veía que se presentaba las clases en el salón de mi hijo intente hacer la inscripción en la escuela publica, con la finalidad de que simplemente terminarán el año escolar y contarán con su documento sin muchas esperanzas ya que era mitad de año.

En el mes de diciembre me buscaron de la escuela publica confirmándome los lugares de los dos y en México se presentaba la segunda ola de casos covid. Fue la época con mayores contagios; así que imaginamos que este ciclo escolar definitivamente lo terminarían en línea. Realizamos un balance de los beneficios de cambiarlos y lo que estábamos pasando con las escuelas y decidimos cambiarlos y darlos de baja.

De esta experiencia puedo decir que el espacio que creí especializado no fue lo que esperábamos, que a pesar de saber que a todos nos agarro las clases en línea con los dedos en la puerta la preparación docente y la capacitación hacía el trato de niños con discapacidad fue desalentador. Ver que no se respetaba el aprendizaje de los niños con discapacidad y que la atención no iba dirigida a ellos ni a los alumnos sin discapacidad, lo que en algún momento también me llevo a valorar si el aprendizaje en Mateo estaba siendo el adecuado.

Nuestra experiencia en la escuela pública

En México muchos padres de familia buscan brindar a sus hijos una educación en escuelas privadas, esto tanto por la calidad educativa si no por las instalaciones con las que cuentan algunos planteles, además de grupos saturados y muchos mitos alrededor de la educación publica. Todos estos temores se intensifican más cuando hablamos de alumnos con alguna discapacidad.

Debo decir que nuestra experiencia fue muy gratificante y que estamos contentos con el acompañamiento que nos dieron. Desde el inicio tanto el profesorado y directivos recibieron con muy buenos ánimos a Luciano, nos entrevistaron y nos canalizaron con los maestros de UDEEI, que es la Unidad de Educación Especial y Educación Inclusiva y son maestros con especialidad en educación especial y son departamentos creados para el apoyo de niños no solo con discapacidad si no con cualquier otro tema educativo que requiere de atención y acompañamiento. Lo malo es que son maestros que no siempre están dentro de las escuelas, o quienes a su vez tienen asignados varios planteles y la posibilidad de estar más de cerca se limita. Está situación también creo se debe a que existen muy pocos alumnos con discapacidad registrados en las escuelas publicas, si hubiera mayor demanda se podría justificar mayor atención.

Por el lado de la maestra titular de español se mostro muy empática y dispuesta a ayudar a Luciano, investigar sobre los materiales y como presentar las clases. Además, la maestra se acercaba conmigo para saber si de esa manera le estaba ayudando a Luciano o si había comentarios de mi parte para mejorar.

Educación Especial

A la par de iniciar con la escuela pública inscribimos a Luciano en las clases en línea en una escuela de educación especial , donde los contenidos eran mucho más dirigidos y con objetivos específicos para Luciano y mucho más concretos, lo que nos ayudo a tener mejores resultados y aprendizajes en estos cinco meses restantes. Donde junto con sus compañeros, cada uno con diagnostico disfrutamos de los retos y aprendimos de cada uno de ellos. No voy a mentir había momentos complicados donde nos costaba trabajo mantener a Luciano, pero siempre tuvimos la guía de la maestra quien buscaba la manera de llamar su atención, de mantenerlo y de cambiar incluso materiales que fueran mucho más significativos.

Luciano aprendió mucho y estamos muy agradecidos con este grupo, donde lo vi feliz, contento y dispuesto.

Este año fue diferente de lo que teníamos planeado. Lo importante es que encontramos los apoyos y no dejamos de desistir en esta búsqueda. Ahora queda saber ¿qué vamos a hacer el siguiente año?. La pandemia continua y el regreso a clases presenciales sigue viéndose afectado. En México la Secreataría de EducaciónPública intento regresar a los niños a clases y al primer caso cerraron las escuelas, por lo que seguramente seguira sucediendo el siguiente ciclo. Con tan solo un niño contagiado todos se regresan a casa.

Por nuestra parte platicamos sobre lo importante de seguir cuidando la salud de Luciano y no exponerlo ante el covid hasta no tener la vacuna; por lo que hasta no tener una vacuna no lo llevaremos de manera presencial a una escuela.

Por otro lado, me doy cuenta de lo complicado que es encontrar los apoyos para niños con discapacidad, lo que ha hecho replantearme si la educación inclusiva puede darse en algún espacio, respetando las características de cada niño y sobre todo donde sean valorados y alentados. Lo que pude ver es que la educación especial le ayudo mucho a Luciano, y el seguir insistiendo en un ambiente a medias inclusivo donde no saben qué hacer con ellos sigue prevaleciendo.

No voy a desistir en seguir buscando los espacios correctos para él, donde siga aprendiendo a su ritmo y sobre todo donde sea amado y respetado, así como cualquier otro niño.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s