Sobre el documental «Los niños»

El fin de semana pasado termine de ver el documental chileno y dirigido por Maite Alberdi «Los Niños», quien gano con este el premio a la mejor dirección femenina documental en el Festival de Cine de Ámsterdam.

Aunque esta es una producción del 2016, apenas este mes se estreno en la plataforma Netflix así que me dispuse a verla junto con mi esposo, además de las recomendaciones que empezaron a hacer en las redes y los círculos de familias de hijos con este diagnóstico.

He descubierto que ver contenidos relacionados al diagnóstico de síndrome de Down en pareja nos ayuda a intercambiar posturas que a veces son difíciles de compartir, que nos hace cuestionar nuestras acciones, el futuro que queremos, el trabajo presente, el camino recorrido y muchas veces hasta saber que nos hace falta por cumplir para llegar a nuestro objetivo , el brindarle las herramientas a nuestro alcance para fomentar la independencia de Luciano.

En el caso de este documental puedo decir que fue incomodo y que al final termino siendo como muchos otros contenidos producidos en el tema de las personas con discapacidad, donde la formula solo trata de retratar lo vulnerable de su situación y llevar a la audiencia a la lastima . Encontré una critica que hizo otro cineasta y coincido totalmente en la postura de que no se comprende la finalidad del documental al representar a este grupo de alumnos de una escuela de Educación Especial, con muchos sueños y aspiraciones, con dificultades por integrarse a la sociedad y sin plantear una solución al respecto, por el contrario se reduce a que no hay nada que podamos hacer socialmente por ayudarlos, y bajo el titulo «Los niños» se sigue afirmando erróneamente la concepción de niños eternos y que aunque ellos a sus 40 años aun pretendan prepararse para ese futuro ideal, no lo podrán hacer. Una audiencia que este lejana a las personas con síndrome de Down simplemente se quedan con esa misma idea de hace 30 años, donde no hay oportunidades para ellos.

Lo que si puedo rescatar del documental desde la vista de las familias que vivimos el diagnostico, es la falta de acciones que aún prevalecen al rededor de nuestros hijos y los organismos dedicados a «ayudar». Seguimos trabajando con nuestros hijos en un sistema que aunque han querido cambiar las perspectivas hacia la inclusión, al mismo tiempo se sigue trabajando en la limitación y en la segregación sin verdaderamente pensar desde la individualidad, el respeto y sus derechos hacia una vida integra y plena.

Hoy seguimos escuchando a familias referirse a sus hijos como angelitos, desde niños emparejándolos con la hija de la amiga o simplemente conformándose en los pocos accesos educativos, seguimos sin cuestionarnos los métodos de enseñanza en el colegio «inclusivo», continuamos con terapias donde nuestros hijos se sienten incomodos, seguimos consumiendo contenidos que no hablan de soluciones, continuamos sin conocer sus derechos y las herramientas existentes hacia las personas con discapacidad para ejercer sus derechos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s